LO ULTIMO

Listas las semifinales de Wimbledon 2016

lunes, 5 de diciembre de 2011

Lejos de ser un buen peleador


Ahora si ya no me quedan dudas: Margarito no sabe boxear. Bueno, es algo muy obvio, pero para quienes tenían dudas de su pegada quedo bien claro que solo las almohadillas de yeso  lo podían haber salvado. Y es que despues de 9 rounds de cruenta batalla, aunque de un solo lado, el rostro de Miguel Angel Cotto no mostró señales de daño, a comparación del rostro de Antonio Margarito que sí resultó bastante averiado, sobre todo su ojo derecho. Y es que hay que recordar que Manny Pacquiao le había dado una tunda antes de atreverse a retar a Cotto de nueva cuenta, y su ojo derecho así como su rostro quedaron como para cirugía plástica. Tan es así que el CMB le había recomendado no volver a pelear ya que no tendría oportunidad de ganar esta pelea. 

Desde el primer campanazo ya se esperaba que Cotto no se iba a exponer a los golpes de Margarito(como mera precaución), y es por eso que lo mantuvo a distancia en todo el trayecto. Margarito no fue capaz de meter golpes sólidos y los que conectaba eran esporádicos y errados, sobre todo despues de tener su ojo cerrado y sangrante. Después de esto estaba perdido ya que fallaba casi todo lo que enviaba y, por el contrario, recibía seguidillas de golpes por parte de Cotto. En mi opinión, se le dio mucha importancia a esta pelea cuando desde un principio la balanza estaba desequilibrada. Y todo esto es resultado de usar "yeso" ya que aquí se vio que su golpeo no es poderoso. Lástima Margarito.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Artículos mas recientes

Agregame

EL CLIMA EN MEXICALI

Articulos mas populares

MONITOREA LOS SISMOS EN MEXICALI

Blogs de ayuda para Ingles

COMMUNION by Whitley Strieber

Image Hosted by ImageShack.us
Un audio libro que yo recomiendo para todos aquellos a quienes les fascina lo que tiene que ver con abducciones extraterrestres. Son 177 minutos de terror de una narración extraoridnaria por el actor británico Roddy McDowall(1928-1998).
El 26 de diciembre de 1985, en una cabina aislada en el norte de Nueva York, Whitley Strieber fue a esquiar con su esposa y su hijo, se comió las sobras de la cena de Navidad, y se fue a la cama temprano. Seis horas más tarde, se encontró de repente despierto ...y cambió para siempre. Así comienza la más sorprendente y verdadera odisea jamás registrada por un hombre y sus extraordinarias experiencias con visitantes de "otros lugares" ... como lo encontraron, a donde lo llevaron, que le hicieron y por que. Creelo o no. O no lo creas. Pero leelo - pues esta fascinante historia te moverá como ninguna otra, te fascinara, te aterrorizara, y alterara la manera en que experimentas tu mundo.